viernes, 17 de abril de 2009

Capricho de dioses




7 comentarios:

Ardilla Roja dijo...

Caray... a este le has dedicado tiempo eh... ¡madre mia! Te ha quedado precioso. Me maravilla la riqueza de detalles que parecen hechos asi, con la mano tonta, y para nada, cada curva y cada punto están estudiados.
¡Me encantan tus dibujoooos!

Besos

jose rasero b. dijo...

Estos dioses no parecen del olimpo, pero tienen caprichos. ¿Todos los dioses tienen caprichos? ¿Somos nosotros, todos, un capricho de dioses? ¿Cuántos dioses hay?
Vaya, vaya. Voy a parar pues cuando filosofeo me pierdo en abismos indescifrables.
Muy bello, Chu. ¡Besos!

Chu dijo...

¡Gracias, Ardilla!!
Mucho tiempo y a la vez, como se pasa volando cuando estás disfrutando, ¡tan poco!
Después lo realicé en grabado, (a varias tintas), pero en foto no se aprecia bien y finalmente me decidí por subir el dibujo al blog.

Un beso de abril


¡Hola, Jose!
¿Filosofamos un poco? No vamos a cambiar el mundo pero se liberan las neuronas de "grasa". Estoy pensando en dedicarte mi próxima entrada, con unos "pensamientos rastreros", creo que una mente agitada como pienso es la tuya, puede darle cabida sin "pensar mal". Jajaja!!
No sé si fue Marguerite Yourcenar, o ella tomó prestada la frase de que para que los dioses existieran hacía falta creer en ellos.
A veces, el hombre puede estar tan solo que piense haber sido abandonado por los dioses, pero la vida sigue ahí dándose para todos.
Situados en una especie de "planeta frio", te presento a la diosa del tiempo, el del azar y el de la comunión.
El dibujo representa una parte de un poema que aún no he terminado, (la ilustración se ha adelantado al texto).
Estos dioses han mantenido una conversación valorando el resultado obtenido tras haber satisfecho el capricho de apadrinar a un ser humano.
En este momento lo abandonan, decepcionados por el hombrecillo y éste se siente vacío y sólo, perdido en un mundo del que cree no formar parte.
El final es feliz, después de tres viñetas de desolación y reflexión de este personaje, viene la cuarta y última, en la que el hombrecillo mira hacia ese horizonte donde todo está por hacerse, "Todas direcciones". De su pequeña alma mortal e insignificante persona, ha sacado fuerzas suficientes para emprender el camino, pese a la ausencia de los dioses y su protección.
¿He contestado a tus preguntas?
¿Tienes más?

Estoy encantada de que pases por la isla y espero volver a vernos por aquí.
Un beso

Nancy dijo...

No hay nada como venir a tu isla y quedarnos con la boca abierta ante tu habilidad.
Felicidades, Chu

Chu dijo...

¡Hola, Nancy!! Qué alegría me da verte por la isla!!
Te cuento que en estos días de abril, está lloviendo en el sur de España, (a lo que no estamos muy acostumbrados), y dibujar con la luz natural, bajo la extensa gama de grises, respirando la frescura del aire... es una gozada.

¡Apapachos!!

Nancy dijo...

Chu, volvi para seguir apreciando tu dibujo y la explicación que le diste a José. Encontré la respuesta tuya a mi comentario y siempre me dejas boquiabierta. Realmente te admiro. Hoy encontré detalles que no había visto y mañana volveré por otros. Me gustaría leer tu poema ¿lo vas a publicar?
Que la luz de abril te siga iluminando de esa grandiosa forma. Apapachos

Chu dijo...

Qué suerte la mía, Nancy, de haber conocido personas como tú, que tanto estimulan y animan a seguir adelante.
Cuando acabe el poema, que no sé cuándo va a ser, serás la primera en conocerlo, (esto puede llevar años...jajaja). Menos idea tengo de si lo publicaré. Hago las cosas y luego, lo que vaya surgiendo, jajaja.
Gracias por tu lucecita.

Besos y apapachos en cantidad.