lunes, 14 de septiembre de 2009

Coralita y doña Carola

Vivían contentas, pero solas,
Coralita y doña Carola
dentro de una caracola.

Un día, salir decidieron
pero no sacaron un pié
cuando ya lo metieron dentro.

Si salimos, nos mojamos,
-dijo doña Carola
alzando su bata de cola-.

¿Y qué hacemos?
-preguntó Coralita
con cara de mucha penita-.

Voy a contarte un cuento...
(Chu)

8 comentarios:

Mercedes dijo...

Chu, esta pintura me ha superado. Me he quedado sin palabras. No sé si son los colores, el semblante, los pendientes; creo que un poco de todo, pero me ha parecido fantástica. En serio. Tengo que verla al natural; sin duda. Quiero verla...

Ardilla Roja dijo...

Precioso Chu. Eres algo así como Gloria Fuertes pero en mejor. Tú además de esos cuentos en poema que escribes, también dibujas.

Me tienes rendida a tu arte.

Un abrazo

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Chu, bella caracola, de nacar la piel, y la pequeña, dulce y quieta.
Algo de Velázquez en la pose, pero con el pincel límpido, pulcro, sutil, teñido de granates, rojos calientes.
Cuéntame más cuentos, Chu.
!salves! natalí

Nancy dijo...

Chu, es increíble cómo fusionas tu talento de pintar y de escribir.
Este cuadro es bellísimo. Los rostros y los coloes son extraordinarios. Cuando sea grande quiero ser como túuuuu jajajajajaja

María Gracia dijo...

Que voy a decir de tus pinturas, si ya sabes que admiro esa fantasía que tienes para pintar, tienes un estilo único, como tu que eres única.
Un abrazo grandote

Chu dijo...

¡Hola, Mercedes!
Y eso que la foto es malísima. Los colores son mucho más fuertes. Difícil volver a verla, la última noticia que tengo de esta obra es de que colgaba de una pared en Úbeda.
Yo quedé muy contenta con los ojos, los de la mujer y los de la pequeña. De una gran transparencia.
Un beso, guapa.

¡Gracias, Ardilla! ¡Qué comparaciones! Jajaja. Me siento alagadísima.
Un besazo.

Bueno, bueno, bueno, Natalí, esto sí que es adulación. ¡Ojalá siempre nos sigan gustando los cuentos!
De verdad que me da pena, no disponer de una buena foto. En aquellos años, todavía no existían las cámaras digitales de hoy día, o yo no las conocía... pero los colores de la foto de veras dejan mucho que desear.
Gracias por tu comentario, un beso de cuento feliz.

¡Jajaja, Nancy! Espero que tardemos muchos años en ser mayores y sigamos disfrutando de los dibujos como lo hacen los peques.
Un beso y apapachos de colores.

¡Gracia, cuánto tiempo! jajaja
La suerte, es haberte conocido y poder compartir mis dibujos, pinturas y buenos ratitos, contigo.
¡Hasta lueguitooooooooooo!

Tomás Mielke dijo...

Como siempre precioso, dibus y poema

un beso

Chu dijo...

¡Gracias, Tomás!
Es estupendo volver a verte por la isla.
Un beso