lunes, 30 de noviembre de 2009

¿Nos reímos un rato?


La princesa, leonesa
Cancioncilla, para acompañar saltando a "la comba".


La princesa, leonesa
labios de cereza,
tiene en el alma
un homdo penar.
No quiere estar triste,
por eso, resiste,
se sienta en la hierba
y se pone a cantar.

Se acerca una oveja
cansada de vieja,
se sienta a su lado
y comienza a balar.

Las oye un jilguero
que frena su vuelo,
bajando del cielo
al verlas bailar.

Pía, en el revuelo
y regala, una
pluma del ala
color caramelo.

La princesa, leonesa
adorna la oreja
de la vieja oveja,
con lindo plumar.

La oveja perpleja,
ligera, no pesa,
jilguero y princesa
se quedan atrás.
La princesa, leonesa,
se agarra a la oveja
y jilguero, oveja y
princesa, echan a volar.
(Chu)

¿Habéis saltado mientras la cantábais?

7 comentarios:

Ardilla Roja dijo...

Encantador Chu.

No me canso de decirte que eres una genia.

Un abrazo

Nancy dijo...

Artista súper completa. Tienes magia, tienes ángel. Qué belleza de regalo nos das.

Neogeminis dijo...

jajajaja buenísimo!...toda una creación!
Los dibujos, lindísimos!


un abrazo.

Mimí dijo...

Ayyyy! Me encanta
Voy a probar, necesito una oveja o me vale una abeja, un pájaro que se deje pelar, consecuentemente acicaladado claro, y una leonesa, princesa, de capirote rosa, jejeje.
Un abrazo
Tendrás que inventarte otro personaje que yo también quiero volar

Chu dijo...

Ardilla, Nancy, Neogeminis, ¡gracias!, jajaja Ha sido divertido, ¿no?, pero no me habéis dicho si habéis saltado con la princesa, jajaja
Muchos besitos para todas, me encanta compartir estos ratitos con vosotras.

Mimí, ¿qué pájaro se deja desplumar? Habrá que ponerse los guantes, jajaja
Possssssss sí, tendré que buscar otro personaje para tí, a ver qué te parece éste:
La princesa, leonesa,
que avista una nube
la coge en sorpresa
y todos se suben... jajaja
¿Te gusta ser la nube?
Si es así, sigue tú con el cuento y a ver a dónde nos llevas.
¡Es un reto! jajaja

Fernando dijo...

Admiro mucho a quienes sabéis jugar con las palabras de esta forma. Como las niñas. Y dibujar.
Precioso. Y, para mí, además entrañable.

Chu dijo...

Fernando, ¿pero has saltado o no has saltado?
Es que cuando saltas con la cancioncilla, se produce ¡magia!
Un beso